Blog LEY POR EL DERECHO A LA VIVIENDA Y SUS POSIBLES ALQUILERES

LEY POR EL DERECHO A LA VIVIENDA Y SUS POSIBLES ALQUILERES

Faltan pocos meses para que el Congreso debata la aprobación definitiva de la futura Ley Estatal por el Derecho a la Vivienda, ...





... trámite que debería producirse sobre la primera mitad del año. Ya parte de nuestros propietarios e inversores están asesorándose de cara a utilizar diferentes fórmulas que les permitan sortear medidas como la limitación de los precios del alquiler en zonas tensionadas o la extensión de la duración de los contratos. En concreto, nuestros propietarios están estudiando servirse del alquiler de temporada, dado que será una modalidad que previsiblemente quede fuera del abanico que abarcará la futura normativa.

Tanto nuestros clientes más grandes como medianos o pequeños propietarios comienzan a interesarse por esta figura para sortear los efectos “más perniciosos” de una ley que solo afectará al alquiler de vivienda habitual. Para ello, nuestros profesionales inmobiliarios del Grupo Hogares con Alma ya se encuentran focalizando esfuerzos para localizar aquellos inquilinos adecuados en el modo de alquiler temporal, ya que esta tipología de contrato lleva aparejada unas exigencias que tienen que cumplir las dos partes y que es complicado de conseguir de forma particular, sin nuestros servicios.

Para que se den este tipo de contratos temporales, nuestros abogados y compañeros inmobiliarios de Queremos tu Casa, especializados en arrendamientos, nos explican como tiene que haber una serie de mínimos. Lo más importante “es que haya una causa específica, real y clara que justifique el régimen temporal y que, además,  se manifieste expresamente en el contrato”. Dicho de otra manera, según nuestro bufete de abogados, nos dicen: “hay que dejar reflejado en el contrato a qué obedece la temporalidad y dónde está situada la residencia habitual del inquilino, que debe encontrarse, lógicamente, en una vivienda diferente”.

La futura ley de vivienda deberá llegar al Congreso antes de que termine la primera mitad del año, según ha detallado en varias ocasiones la titular de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez. Una vez que se apruebe, el ministerio dispondrá de un plazo de 18 meses para desarrollar un índice oficial de precios que permitirá a las comunidades autónomas –las competentes en materia de vivienda– establecer áreas tensionadas en sus zonas más calientes durante un periodo de tres años, prorrogable anualmente.

Para que esto suceda, antes de nada, deben cumplirse dos requisitos de forma simultánea. Por un lado, los precios medios del alquiler de una ciudad, barrio o calle deberán haber crecido en los últimos cinco años más de cinco puntos por encima de lo que lo haya hecho el IPC. Por otro, el importe medio del coste de la vivienda, incluyendo los suministros básicos, deberá representar más del 30% de la media de ingresos por hogar.

Una vez que las zonas tensionadas comiencen a funcionar entrarán en vigor una limitación de los precios en el caso de los grandes propietarios (más de 10 viviendas) con personalidad jurídica. Los grandes caseros físicos y los pequeños propietarios, por su parte, estarían sujetos a una congelación de las rentas y a la prórroga automática en los mismos términos de los contratos que finalizasen. Estas consecuencias podrían evitarse con este tipo de fórmulas.

Entre la batería de “recetas” para nuestros clientes, recomendamos a nuestros propoietarios, para minimizar los efectos de la futura ley de vivienda también se encuentra la del usufructo temporal del inmueble. Esta alternativa se basaría en la creación por parte de los grandes tenedores de una sociedad paralela que se convertiría en arrendadora después de haber adquirido el derecho del usufructo temporal de las viviendas, por ejemplo, por un plazo de cuatro años. Pasado este periodo, los derechos otorgados por el nuevo arrendador caducarían, por lo que el contrato con el inquilino finalizaría. De esta forma, los plazos del alquiler serían muy inferiores a los previstos en la futura normativa.

Otra de las alternativas que barajan los grandes fondos del sector inmobiliario es la construcción de casas en régimen de apartahoteles o colivings en suelo terciario. Esta tipología de suelo es la destinada a la prestación de servicios al público, a las empresas y a otros organismos, pero no a las viviendas. Con esta alternativa, los inmuebles, al someterse a la legislación de los establecimientos hoteleros, no se verían afectados por la futura ley.

 

Encuéntranos en

QUEREMOS TU CASA, Calle de Diego de León, 47, Madrid, España
910327362
[email protected]